Cada vez que muere un voto

Democracia: Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder por medio de representantes elegidos por sufragio universal. (Real Academia Española © en su avance de la vigésimo tercera edición)

No afrontamos nuestra condición con dignidad, no defendemos nuestra posición de privilegio, no nos merecemos nuestra libertad. La culpa es solo nuestra si no defendemos nuestro derecho siempre habrá alguien dispuesto a humillarlo; el problema reside en que siempre esperamos que un ángel vengador lo defienda. Ninguna persona tiene el poder, el poder es nuestro y nosotros nombramos a los administradores; ADMINISTRADORES, y nadie puede usurpar nuestro legítimo derecho a encomendar este a quien creamos conveniente. Pero dejamos que quien es agraciado con este honor confunda su papel, su lugar como fabricante de soluciones para los problemas de todos, su lugar como brazo ejecutor de la fuerza descomunal que posee un pueblo, cuando el pueblo es uno y habla en la voz de muchos como una sola voz. Y el voto es nuestro acto de poder, nuestro grito, nuestro puñetazo en la mesa y patada en el trasero; y todo resumido en un trozo de papel….. ¿no es grandioso?
No existe política en nuestro país; el menosprecio de las ideas externas solo envilece al sujeto, al político. De la confrontación de las ideas opuestas debe manar el sustento del vergel en el que florecerá el bien común, es en ese lugar de turbulentas ideas y paradojas donde lo mejor del hombre podrá florecer. La villanía del vilipendio al contrario y sus equivocaciones, y la infalibilidad de su efectividad electoral, nos convierte en adalides de nuestra propia destrucción, en cabezas de lanza del fin de la paridad.

–Un hombre un voto, un voto un sueño y con los sueños un futuro

Barahúnda

A tantos días de ruido estamos que no te puedo ver; cuanta vocería hay encima de tantas palabras vacías, de todo cuanto vale la penar llevar. Y todo cuanto vale la pena cargar, cabe en un bolsillo. El ruido que nos separa aunque estemos casi en el mismo sitio, la distorsión de las miradas, que buscan el infinito. El sonido del corazón que se olvidó de amar de tanto ruido, el caos de mis entrañas que ya no soy yo de tanto ruido. El alboroto de tus palabras, que aunque a veces oigo lo que dices, solo entiendo ruido. El alboroto que no te deja ver lo importante que es vivir sin ruido, desorden en la barahúnda; ruido sucio, ruido limpio, suciedad con ruido y en ese ruido solo el laberinto.
Con tanto estruendo nos olvidamos de como era el sonido; pero ya es tarde, solo quedó la nada, la calma tras la furia acabó en el vacío.

— El silencio es necesario para escuchar las cosas importantes. Lo importante pasa como un susurro, hay que estar atentos para escucharlo.

Autumn

El universo insomne de las cosas que sueño, la soledad incierta del aire que respiro, la ausencia nítida del enemigo. Un punto en el caos, el índice del desorden, ideas en las hojas de los árboles. Pájaros en la oscuridad. El espíritu esclavo de la libertad. El menosprecio que sufre diariamente el silencio, el valor que tiene la ausencia de sonido. La soledad como vehículo de conocimiento propio y el silencio como su vehículo de transmisión. Caricias en los labios del destino y esperanzas en la cornisa. El color de los días que mueren cada vez se parece más al color de los días que han de nacer, el olor de la muerte en los días que vivimos se parece al olor de la vida de los días que vendrán. Mueran hoy un poquito y nazcan mañana otra vez.

— Sin pretensiones

Morbo Regio

Sophía Margaríta Viktoría Frideríki tiene derecho a opinar, a tener su propia visión del mundo y a expresar esa opinión como un ser humano libre porque no es mas ni menos que cualquiera de nosotros. Monarca, Rey, Soberano, para mi sinónimos de teatro, de vergüenza y de mentira. Persiguiendo a las razones entre bosques de motivos y recelos me encuentro de nuevo con verdades como puños, gritadas al viento; ¿por que su sangre vale más que la mía, o la tuya?, por ser español soy súbdito de alguien, nadie me ha preguntado si yo estoy de acuerdo, ¿a ti si?. El derecho de la monarquía se basa repu_coronaen la tradición, esta a su vez instalada en la baja edad medieval donde se justificaba esta oligarquía con supuestos designios divinos, es la Iglesia quien corona los reyes, un seglar coloca la corona en la cabeza del heredero ejecutando la voluntad de Dios, y los caprichos, perdón quise decir derechos, de supuestos linajes místicos. Que lamentable ignominia para la igualdad que unos y otros proclaman, la igualdad se da entre los que se miran a los ojos sabiendo (y entendiendo) sin medias tintas ni entreactos, que lo que tiene en frente no es menos polvo que lo que tiene debajo. Hasta la saciedad veremos al heredero ahora pues está  en campaña; campaña para encabezar  España, un campaña tétrica de lutos futuros en luces presentes y mientras llega la parca o alguna de sus primas, pase de pecho y manuelina, y luego al burladero. Pero eso si, tenemos la Alegría del pueblo que se hizo regia, Alegría elevada al trono de reina, nunca le falto al español valiente (y dicen que al cobarde tampoco) una Alegría con la que calentarse en las frías trincheras de un frente, o las noches de hielo; desde Asturias hasta Oriente. Y los que nos precedieron fueron grandes no por regios si no por recios; y eso si, las coronas siempre de espino. ¡Hay! mala lengua la mía, que se enzarza en triquiñuelas de toledana y vizcaína, ocultas tras tantos empalagosos embustes y sin querer decir me dices que lo diga todo; y lo digo, lo digo bien alto (o por lo menos lo escribo mas oscuro): de la liberta lo que mejor se entiende es que al ser libre de su propia esencia de su propio ser se desprende, que tarde o temprano tendrá la puerta abierta, pues ella que es mas loba que ninguna capaz de abarcar un mundo o de caber en un pensamiento, no puede si no acabar jugando por tus prados y mis desiertos. Cuídese entonces El Primero o El Segundo, que no es otro si no el que viene detrás del primero (y de segundas partes estamos ya cansados que nos sabemos el argumento y el final está muy trillado),  a la sazón llave y candado de esta utopía en régimen abierto; de el corazón que palpita en las entrañas de un cuerpo muerto, corazón que late no muere, corazón que late no olvida, y de un cuerpo muerto los troyanos se alzaron a la muerte por no ver que un corazón tan valiente no muere solo descansa hasta que llega el día.

Pero corazón valiente, adeudo de viejas cuentas,  cuídate de los lobos de tu propia ansiedad y si se presenta ante ti el banquete de la victoria y la venganza, se frugal, no te embelese el sueño de la digestión de un éxito tan pesado; y es que la dieta debe ser equilibrada incluso para entidades tan políticas.

Por lo tanto a mi parecer queda, que cada uno opine (desde la mesura y el respeto) lo que quiera siempre que lo haga desde el mismo escalón; y que también tal y como yo lo veo las coronas hacen bajar la vista y si uno no ve lo que está por venir anda descarriado en la vida, y no está la vida para andar sin cabeza por ella.

— ¡Salud y República!. Bueno, para los próximos dos años ,tal y como van las cosas, vamos a dejarlo en ¡salud y dinero!

Apostatando

Me dejas mensajes en el muro de el “libro de caras”, pero ya no recuerdo como suena tu voz; me invitas a participar en tuenti, aunque vamos para los trenti; en twiter tu vida minuto a minuto (con especial atención en los goles), pero ya no se nada de ti; cuelgas tus fotos (fiestas a las que no fui, lugares que no vi, gentes que no conocí), y tu rostro conocido me llega vacío. Ya no recuerdo tu voz, ya no recuerdo tus bromas, no reconozco tu perfume; ya no te conozco.

Ya no conocemos a los que queremos y queremos a los que no conocemos, no dejamos tiempo para estar, para aprender, para sentir a los otros. La tecnología nos ha proporcionado un egoísmo privado imposible de mesurar,  buscamos con nuestras conexiones virtuales satisfacer nuestras necesidades, ver lo que nosotros queremos ver, saber de los demás lo que queremos saber. Pero dejen que les diga una cosa, o dos: a mi me gusta oír la voz de los míos, mirarles a los ojos al hablar y ver sus gestos. Me gusta pasar tiempo con los demás vivimos en sus experiencias de nosotros y ellos están vivos nuestras experiencias de ellos. La vida hay que vivirla no escribirla, no me enseñes tus fotos de tu viaje, queda conmigo y cuéntame lo que vistes, cuéntame a que olía el sitio en el que estuviste. Alguna vez se han parado a pensar en el olor, en  lo importante que (al menos a mi) resulta el olor de las cosas; recuerdos olfativos, el perfume de la vida es algo que ninguna máquina puede darnos. Lo mas importante de la vida no es pertenecer a ella de una manera en particular, lo mas importante de la vida es hacer uso de ella.

Un té, cerveza, agua, café… ,tarta, tapas, helado, pastas …, un lugar en el que reposar, amigos y el tiempo se detiene … por unos segundos que son horas, que fueron días, que duraron meses; por un momento no hay tiempo, no hay mundo. Solo eres.

un café

—Por todo esto yo cada dia durante un rato, apostato de la tecnología. ¿Nos tomamos un café?.

Zoon Politikon

Vivimos en sociedades construidas sobre las reglas que nos gustaría poder cumplir. Nuestras sociedades, o mejor, los humanos que viven en un espacio relativamente corto, son heterogéneos como nunca antes en nuestra historia común lo habían sido. Deberíamos replantearnos como conjunto, la organización social humana tradicionalmente ha sido sobre grupos de características similares, si en unos de esos conjuntos de se introducía elementos con grandes variaciones se veían aislados o eran atraídos hacia la situación de estabilidad global, en cualquier caso no rompían la estabilidad de la estructura. Si a un grupo así le añades pequeños grupos de gran variación lo mas probable es que su capacidad de absorción se vea anulada y la inestabilidad resultante provoque la rotura de las uniones del grupo principal quedando el total diseminado en pequeños grupos que ademas serán muy inestables también.

politikon

El grupo tiende a la homogeneidad, formar parte de una comunidad, de un país, etc…, es algo mas que estar en el. A menudo nos encontramos con comunidades enquistadas dentro de su sociedad de acogida, el aislamiento al que se someten estas comunidades es tal que  pueden llegar a ser casi invisibles. Para que una convivencia sea armónica las comunidades deben mezclarse, moverse hacia comunidades verdaderamente plurales y mestizas, sociedades en la que los rasgos básicos de las comunidades estén presentes pero que al mismo tiempo posean rasgos comunes identificativos y afines a los individuos que la componen para que llegado el momento la defiendan. Las relaciones entre humanos, y la forma en la que esas relaciones se producen deben permanecer en evolución pues ese cambio es lo que nos hace caminar hacia el siguiente estadio de nuestra civilización, sea cuál sea ese estadio, permanecer añorantes de anacronismos, solo nos llevará a la total destrucción de nuestra identidad común.

             ———- Está claro, ¿no?

Deus Ex Machina

DeusLo primero que debo decir es que no trato en este post de cuestionar, ni tampoco afirmar, la existencia de un ser, fuerza, conciencia, superior; y no pretendo hacerlo porque supondría entrar en una discusión sin salida ya que no es posible demostrar la inexistencia de algo cuya existencia está subordinada a la fe, de este modo, mientras una sola persona crea en su existencia los demas debemos asumir almenos la duda razonable aunque estemos seguros de que no existe Dios porque como mínimo existirá en aquellos que crean en el (Ya opinaré de esto en otro momento).

Realmente quería dedicar este “comentario-articulo-tonteríavaria” a las cosas que hacemos mas allá de nuestras creencias y principios, esta inquietud me asaltó el pasado viernes 8 de Junio mientras decidía si bajaba a hacer alfombras para la procesión de el Corpus Christi en Santa Cruz de Tenerife (para quien no lo sepa y a estas alturas del articulo no se haya dado cuenta, no creo en la existencia de ninguna deidad) y el caso es que decidí ir, de forma que allí estaba yo: ateo, republicano y rojo como la sangre de los valientes, preparando una celebración para glorificar el cuerpo del Dios Cristo… inquietante. ¿Por qué peregrina la gente a Santiago?, ¿Por qué la gente sigue la liturgia de las misas de boda o de difuntos?, ¿Por qué lo hacen si el resto del tiempo no profesan la fe que celebran en ese momento?, obviamente el componente social es determinante, pero tal vez solo sea una muestra mas de la falta de principios que poseemos, del total desprecio al significado que poseen nuestros actos, acometemos acciones sin pararnos a pensar que significan para nosotros y para los demás esos actos que son los hilos visibles de las marionetas de la autosatisfacción en las que nos convertimos. Que error, si nuestros principios no rigen nuestras vidas, si no somos plenamente conscientes de la complejidad del acto jamás viviremos plenamente la experiencia que supone, de una forma única e inconfundible como una huella dactilar, para nosotros; si entendemos lo que hacemos y somos globalmente conscientes de la acción y sus repercusiones, estaremos viviendo en la virtud del momento; que no sea el viento quien mueva tus brazos.

— Pero sin paranoias, ¿vale?